Las mallas Redefibra presentes en Nordelta.
Dentro del complejo Nordelta, en el Gran Buenos Aires, se construye un mega proyecto compuesto por un centro comercial, un supermercado Disco, 12 locales de servicio de esa zona, un gimnasio, una sala de teatro y varias salas de cine.
 

En este contexto la empresa constructora CRIBA lleva a cabo la construcción de las salas de cine, de acuerdo a las disposiciones del master plan original, sumando la posibilidad de esparcimiento a las actividades gastronómicas y de retail existentes.

Redefibra proveyó 2000 metros cuadrados de malla de fibra de vidrio para evitar grietas, fisuras y microfisuras, como refuerzo de revoques y juntas de hormigón, brindando tecnología, mayor resistencia, durabilidad en el tiempo y calidad al acabado final de la construcción. Los trabajos en obra estuvieron a cargo del arquitecto Hugo Freire durante 120 días. En el proceso se instaló un sistema de perfilaría tradicional (Steel Framing), posteriormente se colocó la capa de hormigón, junto a la malla y, por último, la placa Superboard.

Los campos de aplicación de las mallas de fibra de vidrio son especialmente indicados para naves industriales, estacionamientos, centros comerciales, estaciones de servicio, pisos cementicios, micropisos, pisos industriales, mosaicos, baldosas y en edificios o viviendas unifamiliares. También se aplica en muros de contención, canales, losas, postes, tuberías, entre otros.

Actualmente, en Nordelta trabajan más de 5.000 personas, estimando los directivos que en los próximos años la cifra se duplicará con holgura.